Alimentarlo - Royal Canin

Viviendo con tu perro

Imprimir
Alimentarlo

Para cada perro su propia dieta

El perro no tiene los mismos requerimientos nutricionales que el hombre. En consecuencia, no es bueno que el perro se alimente "como sus amos." Su ingesta diaria debe incluir, de forma equilibrada, todos los nutrientes esenciales para su salud, teniendo en cuenta sus características: raza, tamaño, edad y actividad. Este equilibrio, que se esfuerza por cumplir lo mejor posible las necesidades específicas y únicas de cada animal,es el objetivo de una nutrición saludable.

A diferencia del hombre que es un omnívoro, cuyo cuerpo se ha adaptado a los alimentos tan variados como carne, verduras y frutas, el perro tiene una flora intestinal, que es 1.000 veces menos densa. Por esta razón y muchas otras, es un grave error considerar que el perro puede ser alimentado como un hombre.

Mientras que la dieta del perro debe satisfacer todas sus necesidades, sin ningún tipo de deficiencia o exceso, para garantizar que se mantiene en forma y lleno de energía durante toda su vida, una dieta de salud y nutrición permite satisfacer sus requerimientos nutricionales de acuerdo a su tamaño, su edad, su estado fisiológico (entero o esterilizados) y su actividad, sino también a las sensibilidades propias de cada población canina. Hay cerca de 400 razas que muestran una gran diversidad.

De acuerdo a su tamaño

La extensión de los rangos de peso y tamaño entre las diferentes razas caninas  es uno de los más grandes en el reino animal. Va desde el chihuahua de 1 kg al San Bernardo con un peso de 100 kg o más, es decir, una relación de 1 a 100. El resultado es amplio en diferencias morfológicas, fisiológicas, metabólicas y de comportamiento, con importantes consecuencias en la salud y la dieta. Por lo tanto, cuanto mayor sea el peso del perro adulto, tanto más disminuye  su necesidad de energía  por kilogramo. En consecuencia, un perro de raza pequeña debe recibir un alimento con una mayor energía y concentración de grasa, que un perro de raza mediana. En los perros de raza grande, el aumento de la densidad de energía permite reducir el volumen de comida y por lo tanto se limita para compensar su capacidad digestiva. El aumento en la concentración de energía implica también un aumento en las concentraciones de proteínas, minerales, vitaminas. En cuanto a la forma de la croqueta y su textura, esta deberá ser adecuada al tamaño, forma y fuerza de las mandíbulas para promover la comprensión adecuada, sin desperdicio, y alentar el crujido.

De acuerdo con su actividad

Un perro de trabajo, como por ejemplo un perro de caza o un perro de rescate, no tendrá los mismos requerimientos nutricionales  que un perro de la ciudad que sale con una correa sólo dos veces al día. El hecho es que, dentro de una sola raza, las diferencias se encuentran entre los campeones de trabajo y campeones de belleza. Esto no es una cuestión de moda, sino de la especialización.
 
 Una perra que espera cachorros ha aumentado los requerimientos en cuanto a proteínas, energía y minerales, tempranamente cerca de la 6 ª semana de gestación. Entonces, la lactancia causa de nuevo un considerable aumento de sus requerimientos nutricionales debido a la excepcional riqueza de la leche y la cantidad que debe suministrarse. Una perra de 25 kg que  ha dado a luz a seis cachorros llegará a la máxima producción, es decir, 2 litros al día, cuando los cachorros tienen aproximadamente tres semanas de edad. Sólo una dieta específica permite satisfacer estas necesidades.

De acuerdo con su estilo de vida

Algunos perros, especialmente en las razas de tamaño pequeño, tienen un estilo de vida  exclusivamente urbano y  viven esencialmente en el interior del hogar. El riesgo de sobrepeso, debe ser especialmente considerado en estos perros. Tienen pocas oportunidades de gastar su energía y la relación que los une a su dueño es muy afectiva. La última moda de "mimar" a las mascotas, presente en la vida cotidiana, puede generar desequilibrios nutricionales. Una dieta de salud y nutrición adecuada para estas razas MINI de interior y siempre en las cantidades recomendadas, permite prevenir este riesgo y  mantener su peso ideal. En cuanto a los premios de alimentos, estos deben ser eliminados, salvo si se observan necesidades alimentarias,  se integrarán  en la ingesta diaria.

De acuerdo a su edad

Antes de ser considerados como longevo, el perro llega a la edad madura cuando los signos de envejecimiento no son todavía visibles. Se puede acompañar a esta madurez con una dieta de Salud Nutrición  anti-envejecimiento, que le ayudará a mantener su vitalidad y  luchar contra los efectos del envejecimiento celular.
 
 Cuando el perro ha pasado por sobre el 75 a 80% de su esperanza de vida, entonces puede realmente considerarse en edad madura. La salud y nutrición puede tener una función preventiva en muchos casos de enfermedades crónicas que acompañan el envejecimiento, o limitar la expresión de los síntomas clínicos. Las vitaminas E y C, taurina, luteína y betacarotenos, apoyan así las defensas naturales del perro de edad madura cuando se integran en las cantidades adecuadas. Los ácidos grasos esenciales en el aceite de pescado (omega 3) y la borraja (Omega 6) contribuyen a la preservación de la piel y la salud de su pelaje.
 
 Los perros de edad madura no constituyen un grupo homogéneo. La dieta de un perro de edad madura en buen estado de salud, debe ser diferenciada de la de los perros ancianos enfermos. Exámenes veterinarios regulares son  indispensables. Su objetivo es detectar el posible deterioro orgánico, en los riñones y el corazón  lo antes posible.

  • twitter