4 factores que influyen en el peso ideal de tu perro… ¡y hasta en el tuyo! - Royal Canin
Royal Canin CHILE Artículos perro 4 factores que influyen en el peso ideal de tu perro… ¡y hasta en el tuyo!

4 factores que influyen en el peso ideal de tu perro… ¡y hasta en el tuyo!

Imprimir
4 factores que influyen en el peso ideal de tu perro… ¡y hasta en el tuyo!

Nuestro estilo de vida nos afecta inevitablemente: Vivimos en un entorno concreto que no sólo nos influye a nosotros, sino también a nuestra mascota. Si nuestras costumbres y rutinas afectan a nuestra salud, ten claro que también afectarán a la de tu perro.

Te mostramos de manera práctica cómo mejorar la calidad de vida de ambos. La teoría es sencilla, pero en la práctica puede ser complicado si no tenemos claros los factores donde debemos actuar.

1. Conocer su condición corporal: Determinar el estado físico real de nuestro perro es fundamental. Puedes hacer una sencilla prueba para detectar los depósitos de grasa en distintas partes de su cuerpo y evaluar rápidamente si debes preocuparte por el peso de tu mascota. ¡Haz la prueba!

  • Pálpalo suavemente sobre los costados. Si notas demasiado sus costillas, tu perro está excesivamente delgado, y tal vez deberías incrementar su ración de alimento, ¡Consúltalo! Si no las notas será señal de exceso de peso y debes acudir al veterinario para que te recomiende una dieta específica que le ayude a recuperar su peso ideal.

2.- Existen factores determinantes, los que hemos conocido tradicionalmente como naturaleza o genética: La raza, el sexo, la edad…; y otros circunstanciales, el entorno que decíamos al principio, como son el sitio donde vives (si es en una casa de campo o en un departamento en la ciudad…) o si nosotros, los propietarios de las mascotas, tenemos una edad u otra. Debes identificar y potenciar las posibilidades que te ofrece cada situación.
           

3. El alimento proporciona la energía suficiente para encarar los retos que tienes por delanteUna dieta específica y adecuada es la mejor alternativa para una alimentación equilibrada. Controla la cantidad de la ración y acostúmbrale a un horario de comidas para reducir su ansiedad. Pese a sus “cariños” y “caritas”, recuerda siempre que nuestra comida está prohibida para ellos. Usa recompensas afectivas a la hora de premiar actitudes o premios formulados para perros con muy bajo valor nutricional para no desequilibrar su dieta.    

4. Vida activa: Tu estilo de vida es el suyo: Las pautas que plantees para tu vida serán las que rijan la de tu mascota. Dependiendo de tu condición física y de la de tu perro, puedes proponerte retos que debes comprometerte a cumplir: Alargar el paseo diario o incrementar la frecuencia de éstos, variar la ruta por otra más exigente, marcarse pequeños hitos con el compromiso de cumplirlos. Encuentra el espacio adecuado para jugar con tu perro: encuentra el juguete adecuado (que no le haga daño en los dientes) y dedica unos minutos a lanzárselo en un parque, un jardín, el campo, un descampado…. Tú y tu perro estarán haciendo ejercicio sin darse cuenta, fortaleciendo su relación, al mismo tiempo que te permitirá desconectar de los problemas diarios.     

Como nos pasa a las personas, no solo la alimentación lleva al bienestar de tu perro, también hay que proporcionarle una buena calidad de vida, con actividad y cariño.

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • instagram