Royal Canin CHILE Artículos perro 10 claves para cuidar a tu perro este verano

perro

Imprimir
10 claves para cuidar a tu perro este verano

10 claves para cuidar a tu perro este verano

El verano es una de nuestras épocas favoritas, especialmente porque está asociado a las vacaciones y al tiempo libre. Sin embargo, las altas temperaturas estivales, en ocasiones bastante difíciles de sobrellevar, requieren que prestes unos cuidados adicionales a tu perro, que puede pasarse todo el día jadeando, buscando los lugares más frescos de la casa y reduciendo su nivel de actividad.

Todos estos comportamientos y alguno más son normales en el verano, así que no debes preocuparte. Eso sí, ante cualquier signo de alarma, la visita al veterinario es obligatoria.

Para asegurarte de que cuidas a tu perro de manera responsable durante el verano, nada mejor que seguir estos consejos. 

1. Nunca debe faltarle agua. Debe beber agua durante todo el año, pero como en verano su cuerpo necesita mayor cantidad para mantener su temperatura corporal, debe hacerlo con mayor frecuencia. Por ello, el perro debe tener agua disponible en todo momento, sea en casa, donde debe estar colocada en un lugar en el que no le dé el sol directamente, o durante el paseo, muy en especial si es largo o estás de excursión por el campo. En este caso debes llevar agua y un recipiente para que pueda beber; eso sí, pequeñas cantidades y muy a menudo.      

2. La pasión que siente el perro por el agua puede hacer que se zabulla en ríos, embalses, piscinas, etc. Si tu perro es de esos, debes vigilarlo muy de cerca en caso de que estéis en un espacio de estas características. El riesgo de ahogamiento es mayor de lo que puedes imaginar: Piscinas sin peldaños para poder salir o corrientes que lo arrastren río abajo, por ejemplo.        

3. Si tienes aire acondicionado en casa, no dejes que se tumbe en plena corriente. Como nosotros, el perro corre el riesgo de resfriarse con el aire acondicionado y con los cambios bruscos de temperatura. Otra cosa, es el ventilador; no hay problema si se tumba en frente a disfrutar de la brisa.    

4. La proliferación de los insectos durante el verano exige que mantengamos desparasitado a nuestro perro durante esta época especialmente. Consulta con tu veterinario cuál de las opciones es la más adecuada para tu perro –collar, pipeta, aerosol insecticida…–. Por cierto, no te sorprendas si te recomienda una combinación de varios de ellos.

5. Muchos propietarios tienen la costumbre de cortar el pelo de su perro durante el verano con la intención de que esté más fresco. No obstante, no todos los tipos de pelo lo toleran ni crecen a la velocidad suficiente para estar largo durante el invierno.

Puede que perros con el pelo del tipo Poodle o Yorkshire, que no hacen una muda estacional, acepten un buen corte de pelo durante el verano, pero si tu perro tiene un tipo de pelo como el Pastor Alemán o el Pastor Australiano, no debes cortárselo si no es por una razón sanitaria.

Consulta con un experto antes, recuerda que el pelo del perro tiene una función protectora de la piel y si se rasura en exceso, la ponemos en peligro. ¡Incluso pueden producirse quemaduras solares!     

6. Para reducir la temperatura de la piel es muy eficaz rociar agua sobre el pelo. La cantidad debe ser la suficiente para humedecer pero sin que gotee demasiado. También puedes humedecer una toalla y pasársela sobre el pelo, aunque esto sólo es eficaz en los perros de pelo cortoNosotros te recomendamos que lo hagas justo antes de salir de paseo para que esté fresco mientras pasea, pero no lo hagas si va a estar en casa porque tampoco es bueno que la piel esté húmeda todo el tiempo.

7. El ejercicio es necesario para el perro durante todo el año, pero durante el verano debemos ser muy prudentes. Si ves que no quiere jugar o rehúsa salir de paseo, no le obligues–salvo causa de fuerza mayor– y jamás debes dejar que haga ejercicio durante las horas más calurosas del día. Puede que su afán por recoger la pelota sea el mismo un día frío de julio, que uno de enero a pleno calor, pero él no es consciente del riesgo que corre. Tú sí.

8. Precisamente el golpe de calor es el mayor riesgo sanitario para el perro durante el verano, por eso no nos cansaremos nunca de recordarte que no lo dejes solo en el coche ni en ningún otro espacio reducido donde la temperatura ambiental pueda subir excesivamente. Cuando la temperatura ambiental supera los 35 grados centígrados el cuerpo empieza a requerir un gran esfuerzo para mantener su temperatura interna.   

9. Cuidado con los cachorros y los perros muy mayores –también los que tienen determinadas enfermedades– porque su sistema termorregulador no es tan eficaz como en los perros adultos sanos, lo que también les expone al golpe de calor.        

10. A no ser que tu veterinario te lo indique, no cambies la alimentación de tu perro durante el verano y no te asustes si se muestra con un apetito reducido; como a nosotros, el calor puede hacer que pierda algo de apetito.

Por cierto, procura no soltar a tu perro si estás en un sitio desconocido para él y muy especialmente si no es disciplinado a la hora de atender a tu llamada. Un simple susto o despiste puede producir su pérdida.

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • instagram