Royal Canin CHILE Artículos Gato Descubre algunos elementos capaces de influir en el peso ideal de tu gato… ¡y hasta en el tuyo!

Descubre algunos elementos capaces de influir en el peso ideal de tu gato… ¡y hasta en el tuyo!

Imprimir
Descubre algunos elementos capaces de influir en el peso ideal de tu gato… ¡y hasta en el tuyo!

Aunque la genética sí es un factor clave, nuestro estilo de vida también condiciona (¡y mucho!) nuestra salud y forma física. El entorno concreto en el que vivimos y las rutinas del día a día nos afectan tanto a nosotros como a nuestras mascotas: tu gato vivirá adecuándose a tus costumbres.

Por ello, te ofrecemos las claves de una vida más saludable:

1. ¿Sabes si tu gato tiene sobrepeso o si está demasiado delgado?     

¡ Averígualo cuanto antes!     
 
Localizar si tiene depósitos de grasa en distintas partes del cuerpo es bastante sencillo con una prueba que puedes realizar en cualquier momento:     

  • Pálpalo suavemente sobre el costado para buscar sus costillas. Si se notan demasiado, es probable que debas incrementar su ración de alimento. Si por el contrario no puedes notarlas, lo más probable es que tenga sobrepeso y debas acudir al veterinario para que le recomiende ejercicio y una dieta específica que le ayude a recuperar su peso ideal, ya que la obesidad puede ser peligrosa para él.

2. Cuestión de genética, ¿todo? A la naturaleza, debemos determinados factores que van a condicionar el peso de tu gato: la raza, el sexo, la edad… Pero también hay otros circunstanciales, como el sitio donde vives (en una casa con jardín, un piso sin acceso al exterior para tu mascota…) o nuestra propia edad como propietarios (nuestra energía para jugar con las mascotas varía). En cada situación podemos actuar de la forma más conveniente para que tu gato reciba la actividad necesaria.     

3. El alimento, clave para prevenir y mejorar problemas de peso. Una  dieta específica y adecuada proporcionará a tu gato la energía que necesita y permitirá controlar su peso. Ofrécele una alimentación equilibrada, adaptada a su edad y condición, por ejemplo, si está esterilizado. Además, controla la cantidad de la ración que le suministras y no añadas nada más. Quizá tu gato se ponga zalamero pidiéndote más comida o incluso te pida comida para humanos, pero mantente firme para cuidar mejor de él.

4. Vida activa. Tu estilo de vida es el suyo. Las pautas que plantees para tu vida serán las que rijan la suya. Hay que promover el tiempo de juego de tu gato, mantenerle activo. Los gatos con acceso al exterior suelen realizar mayor actividad física, pero es tu responsabilidad encontrar el espacio adecuado para que nunca se quede sin juegos: el pasillo de casa, cajas, rascadores, juguetes…. Hay múltiples opciones para hacer ejercicio y, con el juego, estaréis fortaleciendo además vuestra relación.

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • instagram